Un mensaje de lamento

Everence news |

Del Presidente y CEO de Everence, Ken Hochstetler

Leer en inglés

Así pasa con nosotros, somos muchos, pero todos formamos un solo cuerpo en nuestra relación con Cristo. Como parte de ese cuerpo, cada uno pertenece a los demás. - Romanos 12: 5 (PDT)

Como muchos en nuestras comunidades religiosas, estoy angustiado por los dolorosos eventos que están ocurriendo en los Estados Unidos.

Desde la violencia continua contra individuos negros y mestizos, hasta ataques xenófobos contra asiáticos y asiático-americanos, hasta los 100,000 estadounidenses perdidos por COVID-19 (una pandemia que también ha tenido un costo desproporcionado en comunidades diversas y económicamente desfavorecidas), mi corazón está lleno de lamento al presenciar – una vez más – el dolor, la desconfianza y la ira comunales que hierven en las calles y en nuestros propios vecindarios.

Las protestas y los gritos de angustia nos recuerdan que la discriminación y la opresión son una realidad cotidiana y siempre presente para muchos que forman parte de la familia de Everence – incluyendo nuestros empleados y miembros. Los eventos de esta última semana nos instan a reconocer los prejuicios sistémicos que afectan a las personas de color y otras comunidades marginadas, ya sea que se manifiesten en violencia y en el racismo usado como un arma o en el acceso desigual a recursos como servicios financieros, educación, empleo, vivienda y salud. Tenemos la responsabilidad de considerar nuestros propios comportamientos, actitudes y prejuicios; tomar medidas para aprender; y para ponernos de pie con nuestros colegas, vecinos y comunidades más afectados por la injusticia.

Everence® se fundó hace 75 años con la creencia de que todo lo que somos y todo lo que tenemos es de Dios. Hemos crecido a partir de una larga tradición de comunidades que ponen la fe en acción compartiendo y apoyándose mutuamente. Nuestros valores fundamentales incluyen trabajar por la paz, la justicia, la compasión y la transformación espiritual para que, juntos, podamos enriquecer y hacer crecer las vidas que compartimos. Como una organización llamada a servir a todos dentro del cuerpo de Cristo, este trabajo incluye hacer lo que podamos para abordar las desigualdades injustas que perjudican a nuestras hermanas, hermanos, vecinos y amigos.

Mantengo en mis oraciones a las innumerables personas que han sufrido injusticias y pérdidas durante demasiado tiempo. Y Everence continúa su compromiso de crear conciencia y cambiar los prejuicios inconscientes ahora y en el futuro, tanto para nuestra organización como para las comunidades donde vivimos y servimos. Que sigamos caminando juntos, trabajando activamente para proporcionar regeneración, esperanza y reconciliación a todos los hijos e hijas de Dios.

Ken Hochstetler, President and CEO

Author

Ken Hochstetler
Presidente y CEO